Bailarines santiagueños homenajearon a los Héroes de Malvinas con un emotivo musical

Llevar la historia a otros espacios de la vida social, como muestra de que no sólo se aprende en las aulas. Homenajear a quienes dieron sus vidas y se convirtieron en héroes para revalorizar el coraje de todos esos hombres que lucharon en nombre de nuestro país.

Con estas ideas comenzó el proyecto del bailarín santiagueño Matías Mendoza, productor general de un musical para homenajear a los soldados de Malvinas, con el que logró emocionar al público y, a nivel profesional, lograr importantes reconocimientos.

"Héroes de Malvinas" fue parte de la muestra de fin de año de la academia de danzas Matías Mendoza, presentada en diciembre último. se trata de una de las presentaciones anuales en las que todos los jóvenes bailarines ponen en juego lo aprendido durante el año.

Matías quiso visibilizar esa parte de la historia Argentina que no es más que otro rasgo, mancha y memoria de nuestra identidad, y para eso se tomó meses de trabajo previo e investigación. Así llegó al Teniente Coronel Hugo Anibal Quiroga, ex combatiente de Malvinas.

De esta manera, las charlas de café en medio de su investigación se convirtieron en una entrevista más profunda, y así llegó el momento más desafiante para él como coreógrafo: transmitirle todo ese conocimiento y esas emociones a un grupo detalladamente seleccionado para planificar la puesta en escena.

Al ritmo de la voz de Ciro Martinez, los chicos simularon una verdadera guerra en el escenario, y lograron que el público se sienta parte de esa representación, muy reconocida después.

- ¿Como surgió la idea de hacer este homenaje?

Fue un arduo trabajo de varios meses de investigación y puesta en escena para presentar en el cierre anual académico del estudio de danzas urbanas a la cual dirijo. El boceto inicial fue destacar lo mas relevante y significativo desde Santiago del Estero, Argentina y Latinoamerica, bajo el nombre "Identidad", fue así que tuve la necesidad de representar a nuestro país rindiendo homenaje a nuestros héroes de Malvinas, un poco olvidados y que poco se habla, pero con una historia de valentía, coraje y amor por la patria. Quise representar la otra Argentina, la que va mas allá del argentinismo banal.

- ¿Como se desarrolló la producción?

Antes del armado coreografico realice un estudio minucioso de la guerra, momentos previos, situación socio-política, campo de batalla, sensaciones y sentimientos vividos en la época. Tuve que proyectarme e imaginarme a nuestros queridos héroes desde un lugar mas intimo, un poco de lectura y documentales, pero la mayor riqueza la obtuve gracias a un entrevista o mejor dicho un café ameno de varias horas con el "Teniente Coronel Hugo Anibal Quiroga". Llegue a él, mediante personas conocidas que sabían de mi proyecto.

Un vez reunido con el Teniente puede evacuar muchas dudas y ahondar en detalle acerca de su experiencia; recavada la información y poniendo fin a la historia que anhelaba contar, continué con el siguiente paso "Armado coreográfico".

- ¿Como fue el armado coreográfico? ¿Fue difícil transportar la historia mediante las danzas urbanas?

La puesta en escena lo realizan alumnos del estudio, que fueron seleccionados por su peso, altura, edad y características físicas; siendo coreógrafo fue un desafío personal del cual estoy muy satisfecho por lo que genera en el publico. Lo difícil fue la selección y creación de la música junto a mi colega y amigo "Yimmy Ramos", y partir de ahí me deje llevar por la imaginación y creatividad plasmando a través de movimientos la historia.

- ¿Que repercusión tuvo? ¿Donde fue presentada?

"Héroes de Malvinas" fue uno de mis proyectos mas sensible y del cual no dejo de sorprenderme. Realmente la expresividad y el respeto con la que mis bailarines la realizan, me tocan el alma.

Este trabajo pude llevarlo a varios escenarios, locales y nacionales, tales así que obtuvo un reconocimiento como mejor trabajo creativo a nivel nacional, pero ello no es nada en comparación cuando se logra la empatía del público y por unos minutos viajar en el tiempo, emocionarlos y hacer que se sientan orgullosos de nuestros héroes, donde la mayoría termina con un nudo en la garganta y hasta aveces alguna lagrima; ¡Ese es el mayor y más satisfactorio premio!

Newsletter