Estudio Matías Mendoza: La vida del Hip Hop

El estudio de danzas urbanas logró establecerse y vio crecer cada

vez más en Santiago del Estero, la sub - cultura del Hip Hop.

Los aspectos que abarca una cultura, muestran los ambientes que caracterizan una sociedad; cómo vive, piensa y actúa el colectivo humano que la conforma.

En Santiago del Estero, tradicionalmente tierra exclusiva de la chacarera como

expresión en danza, lo más probable es que al encontrarse con el término “Hip

Hop”, suene algo desconocido para muchos habitantes natales. Sin embargo, con

el alcance y expansión del mundo virtual que conocemos hoy, las barreras que limitaban distancias, desaparecieron.

De origen Estadounidense, el género Hip Hop nació alrededor de 1970, entre

jóvenes afroamericanos e hispanos en las calles de la ciudad de Nueva York, como una forma de manifestar, dentro del contexto rodeado de problemas tales como pobreza y violencia, las desigualdades que acontecían en las áreas urbanas de escasos recursos.

En Argentina, ya desde los años 80” con la llegada del Rap (Rythm and poetry –

Ritmo y poesía) de la mano de músicos con raíces en el estilo funk, el Hip Hop se

convirtió en una nueva herramienta, considerándose como una alternativa de expresión que fue expandiéndose y adquiriendo cada vez más atención por parte del público argentino, logrando generar especializaciones a nivel profesional y académico, al tiempo que se mantuvo como forma de manifestación y expresión urbana, y en muchas ocasiones, con carácter competitivo.

Actualmente, Argentina cuenta con representantes de Hip Hop a nivel nacional e

internacional, entre ellos en Santiago del Estero, encontramos a Matías Daniel

Mendoza, quien participó en distintos eventos destacándose en danza, tanto

individualmente, con su grupo “Scratch”, y su cuerpo de alumnos y equipo de

competencia “Scratch Crew”, que asisten a su Estudio de Danzas Urbanas,

el cuál mantiene hoy sus puertas abiertas, contando con instalaciones donde se

realizan actividades distribuidas en diferentes días y horarios, clasificados en distintos niveles acorde a las edades, capacidades y gustos de las personas que deseen concurrir.

 

 

Estudio Matías Mendoza: La vida del Hip Hop

 

                                                                                                                                                                  Foto/archivo

                                                                                                                                                   Matías Daniel Mendoza

 

Entre las calles Avenida Colón Sud 102 y Alvarado, se levantaba en el año 2014, el edificio donde funciona el actual Estudio de Danzas Urbanas “Matías Mendoza”.

 

El edificio dispone de una planta baja y primer piso, en las cuales funcionan salas “A”(abajo) y “B” (arriba) donde se dictan las diferentes clases; cada una equipada con elementos como colchonetas, barras de estiramiento, dispensadores de agua, aires acondicionados, amplificadores de sonido, etc.

En las puertas del edificio se encuentran graficadas las cuatro áreas representativas del Hip Hop: parte superior: graffiti (visual: pintura), y Rap (oral: recitar o cantar); Parte inferior  "DJing" (auditiva o musical), y breaking (físico: baile).

 

En las puertas del edificio se encuentran graficadas las cuatro áreas representativas del Hip Hop: parte superior: graffiti (visual: pintura), y Rap (oral: recitar o cantar); Parte inferior  "DJing" (auditiva o musical), y breaking (físico: baile).

 

Cada sala cuenta con numerosos grafitis que adornan sus paredes, ilustrando algunos los valores que forman parte de esta cultura tales como paz, amor, respeto, amistad, y la frase representativa “El movimiento no miente”, que llenan de vida e imponen la esencia del espíritu del hip hop en la totalidad del edificio.

 

 

La actividad en el estudio se da mayormente los días de semana en horario vespertino y nocturno, dictándose las clases de Hip Hop adolescentes y niños, danza recreativa para adultos, y variaciones como Hip Hop coreográfico, femme style y arte grafiti; mientras los fines de semana, se realizan talleres optativos y un instructorado de ritmos.

 

En cada clase se apunta a lograr la formación de bailarines profesionales, utilizándose metodologías acordes a las edades y niveles; con los niños, se trabaja mediante juegos didácticos y recreativos, inculcando la disciplina mientras que en los adolescentes se trata de priorizar el entrenamiento físico y técnico mediante la disciplina.

 

Matías Daniel Mendoza (director y profesor del estudio), conoció por primera vez la cultura hip hop a la edad de 10 años, gracias a su tío Esteban Mendoza, quién en su fanatismo por Michael Jackson, enseñó a su sobrino algunos pasos como “floating” o “caminata lunar”. Fue a partir de entonces cuando Matías decidió seguir especializándose en las danzas urbanas.

 

 

En sus principios, Matías enseñaba algunas destrezas en el patio de las casas de sus amigos, ganando algo de dinero que luego gastaría en alimentos. Tiempo después, logró formarse profesionalmente en la carrera de coreógrafo, en Bs.As. y volviendo a Santiago, fue convocado por Eugenia Morán para dictar clases en su estudio de danzas.

 

En 2014, se recibió como juez internacional en Las Vegas, y al año siguiente participó en el mundial de Hip Hop en San Diego, con su grupo “Scratch”. Hoy, aparte de dar clases en su estudio, dicta capacitaciones a nivel provincia y en el norte del país. Afirma que “con la posibilidad de tener un edificio exclusivamente de danzas urbanas, no hace falta tanto irnos, ya podemos traer todo el material para acá".

 

 

Lucas Santiago Leiva (18 años), fue uno de los alumnos que logró incorporarse al cuerpo de docentes que trabajan en el estudio. Gracias a su esfuerzo y dedicación, asistencia en distintas capacitaciones y cursos, este año dicta un taller de breaking los días lunes y miércoles de 21:00 a 22:30 hs, y da clases a los alumnos de nivel I y II (niños y adolescentes).

 

 

Cuenta Santiago: -"Cuando era más chico, estaba influenciado con malas juntas, cosas malas y lo que el Hip hop me ha enseñado son valores, como la solidaridad, y es lo que me impulsa. Lo que me encanta también, es que mediante la danza puedes expresar, y ayuda mucho a sacar a los chicos de la calle, quienes conozco y con los que he compartido bailes”.

 

Pablo Gastón Sandoval (18 años), es uno de los alumnos que ahora tiene la oportunidad de trabajar en la parte administrativa del estudio, al tiempo que asiste a las clases y se encuentra en constante capacitación para ejercer como profesor. 

 

Cuenta que en sus primeros días en el estudio, le costó seguir el ritmo, pero con su capacidad de ser constante en la práctica, ha logrado avances significativos, con lo que desarrolló un gran amor por la danza y la cultura Hip Hop, que le enseñó valores como el respeto y el amor, que creía, estaban perdidos.

 

Tanto Matías como las personas que trabajan con él, coinciden en que la influencia de esta sub cultura ha crecido notablemente en la provincia, y con su equipo han tratado de que la imagen de vandalismo o delincuencia que percibe la gente al oír del Hip Hop, desaparezca, apostando a que este movimiento urbano evolucione de la mano de las generaciones futuras.

 

 

Newsletter